«Machinazi»

Hay palabras que se las lleva el viento, pero otras te calan hasta el tuétano y son como la sintonía pegadiza de una canción que te queda grabada en el subconsciente. También las hay que van mucho más allá y se convierten en un tatuaje en el alma. María Xosé Porteiro nos regaló una de ellas, machinazi, como punto y final en el acto convocado por el colectivo Xornalistas Galegas en Santiago.

Machinazi no existe en ningún diccionario pero tamaña palabreja bien podría definirse como la rama más radical del señoro o como un nuevo concepto planteado por el feminismo en respuesta al insulto de feminazi, que debe ser algo así como un aquelarre de feministas, porque me niego a pensar que quien la utiliza lo hace en el sentido literal.

Habrá ya quien añada nuevas nomenclaturas para el brujerío de locas que se quieren libres e iguales y que suman a semejante osadía el oficio de periodista. Pero frente a tanta inquina, que encierra miedo a la vida entre iguales, podemos inventar nuevas palabras. A mí me gusta la idea de ser Feminancy, como forma de rebeldía que huye del insulto pero no de la lucha para conseguir un objetivo cuya justicia está sobrada de estadísticas y de ejemplos que ni la ceguera puede diluir.

Dentro de unos días, Compostela y cada vez más concellos de toda Galicia volverán a vestirse de negro contra la violencia machista, esa que muchas veces comienza con un tipo de palabras que el viento nunca se lleva, y no porque sean una canción pegadiza, sino que resultan la viva imagen de un miedo que te cala hasta el tuétano y al que la palabra machinazi le va como anillo al dedo.

EMMA ARAÚJO

 

Este artigo de opinión foi publicado o 14 de novembro do 2018 en La Voz de Galicia.

Cómplices

Amence escuro xa o terceiro día do 2019. Cáenos o mazazo da primeira asasinada pola violencia machista do ano cando aínda estabamos a asentar o estómago despois de comprobar como a prensa recollía esa mesma mañá un nauseabundo retrato dalgo chamado “calzonazos”. Máis gasolina ao lume machista que se emprega para matar mulleres. Para matarnos.

E será porque o tiñamos como propósito máis urxente do novo ano ou porque unha cousa se sumou coa outra, pero hoxe decidimos non calar máis. A asociación Xornalistas Galegas está aínda a agromar pero non podemos agardar máis para alzar a voz na defensa activa dun xornalismo feminista que loite pola igualdade real entre xéneros. Porque é tarefa inherente aos medios facelo.

A prensa ten a función de formar, informar e entreter e a responsabilidade de contribuír ao ben común, no que se cimentan, por exemplo, as políticas públicas de axudas económicas aos grandes grupos de comunicación. Non pretendan, por tanto, que pidamos por favor o que nos corresponde por dereito: medios –e profesionais- da comunicación rigorosos e honestos que impidan a discriminación de máis da metade da poboación mundial.

É tempo de facer pedagoxía, de explicar que non son violencias simétricas, e que esa violencia de xénero que minimizan opinadores malintencionados sen chisca de rigor nin no fondo nin nas formas que lamentablemente aínda atopan un oco nos nosos medios, afecta a miles de fogares galegos, a mulleres e fillos e fillas. De lembrarlles, lembrarnos a nós, compañeiras e compañeiros xornalistas, que cando publicamos este tipo de artigos somos cómplices dese maltrato, estamos exercendo violencia.

Alba Taladrid